Tengo una aventura con mi suegro ūüíčūüĎī Historia Real | Qu√© Asco Mi Vida

Tengo una aventura con mi suegro ūüíčūüĎī Historia Real | Qu√© Asco Mi Vida
.

Todas las relaciones de pareja pasan por lasmismas etapas. El enamoramiento tonto del principio, conocerse y descubrir los defectos,el momento de plantearse algo serio, las primeras discusiones‚Ķ Hay cosas buenas y malas, escomo el sarampi√≥n o las paperas, hay que pasarlas una vez en la vida. En mi caso llevaba casi dos a√Īos con Miguel,todo eso estaba superado. Pero hab√≠a un paso que fuimos posponiendo y que nos tocaba afrontar.Presentarme a sus padres. Bueno, de hecho a su madre ya la conoc√≠a, hab√≠amos coincididoalguna vez al ir a buscarlo. Cruzamos un par de palabras y me cay√≥ bien, era muy simp√°tica.Pero con su padre sab√≠a que no lo iba a tener tan f√°cil. Me hab√≠a hablado de √©l muchas veces. Quees buena persona, pero tiene un car√°cter... un poco dif√≠cil. Que si le caes bien, seportar√° contigo como un amor. Pero si te cruza puede ser tu peor enemigo. Pensaba queexageraba, pero por algunas an√©cdotas que me cont√≥, entend√≠ que era mejor esforzarmepor gustarle. As√≠ que hice los deberes. Pas√© una tardeentera interrogando a Miguel sobre su padre y apuntando mentalmente sus gustos y man√≠as.No es que fuese a mentir ni aparentar delante de √©l‚Ķ Pero todo el mundo quiere gustara los padres de su pareja. Y yo estaba dispuesta a conquistar a ese hombre. Miguel pens√≥ que lo mejor era comer los tresjuntos y buscar una excusa para dejarnos solos y que nos conoci√©ramos. Repasando mi dossier,se me ocurri√≥ el plan perfecto. Sab√≠a que era un cin√©filo, as√≠ que le invit√© a laproyecci√≥n de una pel√≠cula cl√°sica en la Filmoteca. Pasar√≠amos un buen rato juntos,pero durante la pel√≠cula no tendr√≠amos que hablar. Eso s√≠, me tuve que aprender todala filmograf√≠a del director para poder seguirle la conversaci√≥n. Fue todo un √©xito, la pel√≠cula era de susfavoritas y le encant√≥ que tuvi√©semos gustos en com√ļn. Tanto que no tard√≥ en llamarmepara volver a quedar, con la excusa de un nuevo film. No me atra√≠a nada el plan, perono pod√≠a decirle que no, decepcionar√≠a a Miguel. As√≠ que empezamos a quedar cada vezm√°s a menudo. Tuve que convertirme en una experta en cine cl√°sico, m√ļsica jazz y hockeysobre patines, que eran sus aficiones. Y mi novio pas√≥ de estar encantado a enfadarseconmigo porque pasaba m√°s tiempo con su padre. Como estaba jubilado, me llamaba a todas horaspara hacer planes. Empez√≥ a tomar confianza conmigo, demasiada, y a contarme sus penasy alegr√≠as. Incluso algunas intimidades que prefer√≠a no saber. De pronto mi intuici√≥n femenina me puso alerta.Esas confesiones, las invitaciones y regalos que me hac√≠a‚Ķ ¬°Empec√© a sospechar quese estaba enamorando de m√≠! Sin darme cuenta me hab√≠a convertido en la pareja de un sesentero.Pero descart√© la idea por absurda, llevaba m√°s de 30 a√Īos casado y era el padre demi novio, no pod√≠a haber perdido as√≠ la cabeza. O s√≠. Me di cuenta de que subestim√© completamentemi atractivo cuando una noche en un restaurante, entre velas y m√ļsica de jazz, se me declar√≥.Yo me qued√© de piedra y por primera vez en mi vida no supe qu√© responder. Simplementeacab√© mi copa de un trago y me fui de all√≠ sin despedirme. Hab√≠amos ido demasiado lejos, ten√≠a querecuperar mi vida y mi pareja. Dar el paso y cortar con mi suegro. Pero con cuidado parano perder tambi√©n a Miguel. Habl√© con √©l, intentando explicarle que de alguna maneraentre su padre y yo hab√≠a surgido una conexi√≥n ‚Äúdemasiado‚ÄĚ especial, y no pod√≠amos seguirpor ese camino. Pens√≥ que le estaba tomando el pelo, pero por suerte supo encajarlo bien,sin guardarle rencor a ninguno de los dos. Sin embargo mi suegro no se tom√≥ tan bienla noticia. Los primeros d√≠as hizo como si nada, sigui√≥ llam√°ndome para intentar vernos,y yo d√°ndole largas. Lo ten√≠a todo el d√≠a detr√°s y no sab√≠a c√≥mo quit√°rmelo de encima.Por suerte al final pudo asimilarlo sin que la cosa llegase a m√°s, y me dej√≥ en paz. Todo volvi√≥ a la normalidad y ya s√≥lo coincidimosen ocasiones especiales con m√°s gente. Como en mi cumplea√Īos hace poco, me prepararonuna fiesta sorpresa con la familia y amigos. Curiosamente Miguel se pas√≥ toda la tardecharlando con mi madre entre risas y juegos. Creo que intenta darme celos con ella. Queasco de vida. ¬ŅTu vida tambi√©n es un asco y quieres compartirlocon nosotros? Env√≠anos tu historia al correo ‚Äúhistoriasqueascomivida@gmail.com‚ÄĚ y note olvides de seguirnos en nuestras redes sociales para saber si eres el protagonistade nuestro siguiente v√≠deo.

.