Cómo manejar a las mujeres que tienen problemas con sus mamás

Cómo manejar a las mujeres que tienen problemas con sus mamás

Tratar con mujeres que tienen problemas con sus mamás

La relación entre una madre y su hija es importante y saludable, pero ¿qué hacer si su hija tiene problemas con su madre? ¿Cómo sabes que tienen estos problemas y cuáles son las señales y síntomas de los problemas con las mamás? ¿Parece tu chica demasiado cercana a su mamá y sientes que todo lo que haces es transmitido a su mamá que tiene una opinión sobre todo? Tal vez ella está constantemente buscando la aprobación de su mamá sobre todo lo que hacen o deciden como pareja. A veces, puede parecer que hay tres personas en la relación, pero ¿cómo reconocer el problema y cómo tratar con las mujeres con problemas de mamá?

¿Cuáles son los problemas con las mamás y cómo los reconoces?

Al principio, es posible que no reconozca los signos. Tal vez usted ha estado saliendo por un tiempo y aún no ha conocido a sus padres. Puede ser que sepas que ella está cerca de su madre mientras hablan regularmente, pero no es hasta que viven juntos que de repente te das cuenta de que hay problemas que no sabías que existían o de cuánta fuerza dominante tiene su madre. Tal vez está al teléfono con su mamá varias veces al día buscando aprobación. ¿Aparece su madre sin avisar y entra o peor aún, tiene una llave?

Tratar con una tercera persona puede ser un problema

Es algo difícil de manejar. Nadie quiere una tercera persona en la relación, especialmente una con la que vas a luchar para competir. ¿Cómo abordarlo sin molestarla a ella o, peor aún, a su madre? Si pones a la mamá fuera de juego, entonces vas a tener un problema. Esto va a requerir algunos métodos sutiles y con tacto.

¿De dónde vienen los problemas de mamá?

A menudo estos problemas con las mamás provienen de una inseguridad profundamente arraigada para buscar la aprobación de la madre. Puede ser que nada haya sido lo suficientemente bueno para que mamá creciera y que constantemente haya tenido que trabajar duro para ganar el amor y el afecto que debería haber recibido naturalmente. Una madre dominante es una fuerza a tener en cuenta y usted va a tener que trabajar duro para construir la confianza y la autoestima de su pareja. Construirla con elogios y reconocimiento, y apreciarla por lo que hace y por lo que es, es un buen punto de partida.

Hacerla creer en sí misma

Lo bueno de una mujer con problemas con su mamá es que a menudo tiene altos estándares. Se ve muy bien, sabe cómo vestirse, sabe cocinar y es muy buena cuidando la casa. Por otro lado, puede ser difícil hacer cosas sin el ojo vigilante de su madre. Tal vez quieras irte el fin de semana de un chico y ella está hablando por teléfono con su mamá o tal vez has decidido pintar la habitación de invitados de un color específico, pero mamá tiene otras ideas. Cortar esas cuerdas del delantal puede ser un trabajo duro y hacer que ella crea en ti y en tus decisiones, así como en las suyas propias, va a necesitar un poco de esfuerzo y compromiso por tu parte.

Los problemas de relación que pueden surgir de los problemas con las mamás

Hay algunos problemas que pueden surgir de sus problemas con su madre, así como la necesidad constante de aprobación:

- Tiene dificultades para confiar en ti.
- Las inseguridades surgen de la falta de confianza de tener que ganarse siempre la aprobación.
- Dudar de su relación con los demás
- Dificultad para establecer conexiones emocionales profundas
- Demasiado sensible: su aspecto, su cabello, su ropa nunca son lo suficientemente buenos.
- No muchos amigos
- Ella es autoritaria y quiere su propio camino.
- Las expectativas son inmanejables

.

Estos problemas pueden tener un profundo impacto en tu habilidad para construir una relación con esta chica y llevarla más allá de un cierto punto en el que ella pueda comprometerse contigo. La paciencia, la comprensión y la capacidad de reconocer de dónde vienen sus problemas son muy necesarias en este caso.

¿Qué hay de cuando son los hombres con problemas con mamá

A menudo conocido como el hijo de una mamá, puede ser difícil formar una relación con un hombre que tiene una fuerte conexión con su mamá. Como mujer, nadie es lo suficientemente bueno para un niño de mamá y no importa lo que haga la mujer, ella nunca va a comparar. Esto trae sus propios problemas, ya que esperan que se haga todo por ellos, lo verifican todo con su madre y nunca escucharán una palabra en su contra. También estará acostumbrado a salirse con la suya. Por mucho que lo intenten, es un juego de zapatos difícil de llenar y puede ser exasperante a veces.

Lidiando con el hijo de una mamá

La respuesta corta es que probablemente es mejor si no intentas ser tan bueno como su madre o intentas ocupar su lugar. Es una tarea ingrata. Sé tú mismo y establece las reglas básicas sobre lo que estás y lo que no estás preparado para hacer. Ser su madre le permitirá continuar esperando que otros hagan todo por él, lo que causará problemas más adelante.

A medida que pasa el tiempo, y la relación se desarrolla, no es del todo irrazonable esperar que la otra persona crezca para confiar y respetar sus opiniones y su manera de hacer las cosas. Tal vez sea mejor que se siente y exprese sus preocupaciones. Trata de decirles que entiendes su relación con sus padres pero que prefieres hacer las cosas a tu manera o que prefieres que no te comparen con la madre. Haz que te vean como eres y que no siempre quieras que te comparen con su mamá. La perseverancia, la paciencia y la comprensión son la clave y resistirse a la tentación de volverse loco y criticar su relación con sus padres es una necesidad.