Un año después: Lecciones que podemos aprender de William y Kate

Un año después: Lecciones que podemos aprender de William y Kate

Fue un cuento de hadas moderno que capturó los corazones de todo el mundo. Un año después de la boda real de Kate y Will, Holly Wright de match.com echa un vistazo a su primer año de matrimonio y a las lecciones que podemos aprender de su relación.

Se mueven a su propio ritmo

El príncipe Guillermo tardó 7 años en proponerle matrimonio a Kate Middleton; parece un tiempo inusualmente largo para el cortejo, sobre todo para una realeza, lo que revela un lado refrescantemente rebelde para estas reales de hoy en día que reconocen el valor de trabajar a un ritmo relajado. Tampoco parece que Kate tenga prisa por tener un hijo, a diferencia de la Reina Isabel II y la Princesa Diana, que dieron a luz a un año de casados. Es una valiosa lección para cualquiera que sienta la presión de las expectativas sociales; obsesionarse con el compromiso -ya sea mudarse con su pareja, casarse o tener un bebé- nunca es saludable, y las mejores relaciones se desarrollan de manera constante y orgánica.

Las parejas que juegan juntas, se mantienen juntas

El año pasado ha sido un año muy ocupado para Kate y Wills. Desde su matrimonio, la pareja real ha pasado tiempo en América, Canadá y España, así como visitas reales en todo el Reino Unido, lo que les permite compartir experiencias clave y acercarlos aún más. La estancia de nueve días en Canadá reveló que, más que una simple gira real, fue una demostración del placer que la pareja obtiene al hacer cosas juntos, ya sea en una carrera de Dragon Boat, asistiendo a un rodeo o participando en un juego de hockey callejero. Momentos como estos son vitales; en el estudio anual de LoveGeist de match.com, encontramos que el 90% de los encuestados dijeron que divertirse juntos es la clave para una relación exitosa.

Kate es una mujer independiente

Tener una relación con una persona que siempre está en el centro de atención puede ser difícil, pero Kate es capaz de crear un equilibrio al reclamar su independencia a través de compromisos públicos en solitario. Es una chica académicamente dotada, deportiva y ambiciosa que incluso forjó su propia carrera como compradora de moda después de graduarse en la universidad. Si bien la simbiosis de una relación es saludable para el desarrollo, es importante que ninguna de las partes dependa totalmente de la otra, y la independencia de Kate seguramente será un componente clave para que Will la respete.

.

La trata como una verdadera princesa

Wills siempre ha sido un caballero cuando se trata de Kate, y está claro que no ha olvidado mantener vivo el romance un año después de su matrimonio. Después de una larga ausencia de 6 semanas de su esposa, durante la cual voló en helicóptero para la RAF en las Malvinas, el Duque de Cambridge se llevó a la Duquesa para un fin de semana romántico en los Alpes. Es cierto que William tiene el tiempo y las finanzas para tratar a su esposa con lujosos viajes improvisados, pero para citar una frase - es el pensamiento lo que cuenta. Los pequeños gestos hacen una gran diferencia y ayudan a mantener la armonía en una relación. Así que de vez en cuando muestren su amor con un regalo o un simple gesto de bondad y cosechen las recompensas.