La Conversación: ¿Qué sucede después de la segunda cita?

La Conversación: ¿Qué sucede después de la segunda cita?

A veces lo más aterrador de las citas es el momento en que decides que realmente te gusta alguien.

La gente se pone muy nerviosa en la primera cita. Esos momentos insoportables después de que te apoyas en la barra o te sientas en una mesa vacía, con los ojos fijos en la puerta, esperando a "el elegido", no son tan malos en retrospectiva. Puede que te sientas un poco enfermo y casi mareado de los nervios, pero la adrenalina generalmente hace que la primera cita pase de largo, como un montaje de película.

"Lo que es mucho, mucho más aterrador es el momento en que te das cuenta de que realmente te gusta alguien. Y que tal vez los quieres todos para ti".

Era fácil en los "viejos tiempos", cuando lo eran. Los días en que se esperaba que te casaras con los hijos de los mejores amigos de tus padres, o cuando los "problemas de compromiso" no eran habituales. Si te gustaba alguien, lo cortejabas, salías con él, y era tan simple como eso. Tú eras exclusivo. Estabas saliendo. No hay confusión. No hay caos. Se trataba de la elección, y menos del crucero.

Hoy en día es una historia diferente. El mundo de las citas es una gran área gris, y parece que hay un número cada vez mayor de palabras usadas para describir los aparentemente interminables niveles. ¿Se están viendo? ¿Son amigos con beneficios? Se escuchan todo tipo de locuras para describir lo que, seguramente, es sólo una relación. "Oh, sólo estamos, ya sabes, divirtiéndonos", alguien podría decir, a lo que deberías responder "Bueno, eso es genial, pero ¿se están 'divirtiendo' con alguien más?"

La exclusividad no es algo que se espere hoy en día, es algo que casi hay que establecer como regla, como "nada de ropa interior novedosa" o "no volver a cocinar ese extraño guiso de cerdo".

"A menos que tengas La Conversación, te estás preparando para una caída. Así que... ¿cuándo es el momento adecuado?"

Seamos honestos, eso sería increíblemente espeluznante en una primera cita. No eres tú mismo - eres una extraña versión retorcida de una personalidad muy familiar. Contarás una anécdota extraña. Juzgarás mal la distancia entre el tenedor/vaso y la boca y tendrás que controlar el daño de las servilletas humillantes. Estos son sólo errores estándar en la primera cita que hacen que alguien se acerque a ti considerablemente, o causan un temor interno que asegura que no se volverán a ver nunca más. Por lo tanto, no es el momento de sacar a relucir ningún plan serio a largo plazo.

Sin embargo, la segunda cita es un asunto diferente. Si has navegado con éxito a través de otras tres horas de la compañía de esta persona, entonces es el momento de empezar a pensar en cómo sería salir con ellos en exclusiva. Sólo deja que el pensamiento permanezca suavemente en tu mente. Recuerda lo que es estar en una relación. ¿Cómo te sentirías si los escucharas cantar en la radio del coche? ¿Llevarías sus calcetines en una emergencia? Si los escucharas murmurar cosas raras mientras duermen, ¿pensarías que es lindo o espeluznante?

.

Esto es lo que realmente importa, seguramente. Sí, bien, el sexo es una cosa. Las metas de toda la vida son otras. Pero usted sabrá muy pronto si su cita es el tipo de persona que podría soportar durante una resaca, y eso es un fuerte indicador de si quiere que sea su pareja.

Así que, aquí estamos. La Conversación. Puede que no ocurra en la segunda cita. Puede que ni siquiera ocurra en la décima cita.

"Si tienes esa pequeña sensación de que podrías compartir tus imperfecciones con esta persona, entonces deberías empezar a prepararte para ello".

Cada uno tiene un enfoque diferente. Personalmente, suelo tomar la iniciativa y he iniciado todo, desde llamadas telefónicas exigentes ("Ahora eres mi novio, ¿vale? Se lo he dicho a mis padres") hasta clichés románticos ("No creo que necesite acostarme con nadie más, nunca más") y murmullos incómodos ("Así que, ¿esto significa, como, estamos... querías... te quiero").

A veces funcionaban, a veces no. Mi consejo sería que sigas tu instinto, sabrás cuando sea el momento adecuado, y tengo la furtiva sospecha de que podría tener algo que ver con esas primeras y fugaces fantasías de segunda cita que vuelven para atormentarte.

Para obtener más consejos, vuelva a nuestra sección de citas, o lea más de nuestros blogs de citas!