Cómo decir no y establecer límites para vivir una vida más feliz

Cómo decir no y establecer límites para vivir una vida más feliz

Decir que no puede ser sorprendentemente difícil, especialmente si no te gusta decepcionar a la gente. Ya sea que tu jefe te haya pedido que trabajes horas extras durante el fin de semana o que los padres de tu pareja se hayan invitado a sí mismos para la Navidad otra vez, si no es lo que quieres, tienes que dar a conocer tus sentimientos. Es hora de empezar a ser asertivo y establecer límites. Afortunadamente, hay maneras de decir no que no te harán sentir culpable.

Aprender a decir no estableciendo límites saludables

Si a menudo te encuentras pensando'no' pero terminas diciendo'sí' en un pánico, no estás solo. Mucha gente lucha por decir que no, y esto es generalmente porque temen ser juzgados, disgustados o rechazados. Temen que sus amigos, familiares y colegas los desprecien si los decepcionan. El problema es que si siempre estás tratando de complacer a otras personas, esto te impedirá ser tú mismo y puede que descubras que no eres tan feliz como podrías ser. Usted podría terminar sintiéndose estresado y resentido por ser demasiado amable. De niño, puede que hayas aprendido que decir que no a personas como los padres y los maestros era grosero o poco amable, y es posible que subconscientemente hayas llevado esta creencia a tu vida adulta. Sin embargo, la verdad es que decir no no no significa que estés siendo grosero, egoísta o poco amable. Sólo significa que estás viviendo tu vida por ti y por nadie más.

Las mejores maneras de decir no

Si quieres dejar de ser demasiado amable y finalmente empezar a complacerte, sigue leyendo. Los siguientes consejos le ayudarán a decir no en lugar de sí y a establecer límites con los que se sienta cómodo. Recuerde, todos tienen el derecho de decir que no cuando no están contentos con algo, así que no tenga miedo de decir la palabra!

Estar en sintonía con su cuerpo

Cuando alguien te pide que hagas algo que no quieres hacer, presta mucha atención a tu cuerpo. El estrés afecta al cuerpo de maneras que ni siquiera nos damos cuenta. Por ejemplo, puede sentir que su frecuencia cardíaca aumenta o que comienza a respirar más rápidamente. También puede sentir que sus músculos se tensan y se tensan. Si usted siente que su cuerpo no está contento con algo, es una buena indicación de que debe morder la bala y decir que no.

No tomes decisiones rápidas.

Puede ser natural que usted diga que sí inmediatamente cuando alguien le pide algo, pero esto no es necesario. Tomarse su tiempo antes de responder le ayudará a tomar la decisión correcta. Dígales que lo pensará o que pronto se pondrá en contacto con ellos con una respuesta. Esto le permitirá decir que no educadamente al día siguiente si así lo desea. No hay ninguna razón por la que deba sentirse presionado para decir sí o no en ese momento. Es totalmente razonable que usted diga que necesita revisar su horario antes de contestar.

.

Ofrecer una solución

Una manera de suavizar el golpe que puede venir con decir que no es ofrecer una solución. Proporcionar una alternativa los dejará menos heridos y te ayudará a mantenerte en buenos términos con la persona que estás rechazando. Por ejemplo, si un amigo te pide que te unas a él en un bar local, pero no es lo tuyo, puedes pedirle que se tome un café en su lugar. O si los parientes piden quedarse en tu casa mientras estás en la ciudad pero prefieres que no lo hagan, puedes sugerirles que les ayuden a encontrar un alojamiento local adecuado. En lugar de simplemente decir que no, sugiera una solución alternativa que sea agradable para ambos.

Evite poner excusas

Explicar por qué estás diciendo que no puede parecer cortés, pero puede dejarte en una situación incómoda. Si usted da una excusa, esto puede llevar a la otra persona a modificar su solicitud para que su respuesta ya no sea válida. Por ejemplo, si alguien que no te gusta te invita a cenar y dices que estás ocupado en la fecha que te sugirieron, puede que te pregunte qué fecha es la mejor para ti. Todo lo que tienes que hacer es agradecerles por preguntar, pero lo sientes, no puedes estar de acuerdo. Esto evitará que se produzca un argumento cuando inevitablemente modifiquen su solicitud.

Ya sea que siempre estés diciendo que sí en tu relación y eso te haga sentir miserable o que siempre te inclines ante las peticiones de tus jefes en el trabajo, tienes que empezar a decir que no y ponerte a ti mismo en primer lugar. Decir que sí puede parecer la opción más fácil si no quieres hacer olas, pero sólo terminarás haciéndote infeliz y resentido. Es hora de empezar a establecer límites con las personas en tu vida. Lo creas o no, es posible decir que no sin dejar de mostrar compasión y bondad.